Argentina: Una merienda a cambio de una sonrisa

A las afueras de Buenos Aires visitamos la ciudad Tigre. Desde los 90 esta zona del Gran Buenos Aires experimentó un gran crecimiento inmobiliario, algunas de las casas más pudientes se encuentran en esta localidad y a lo largo de sus canales se practica el remo o el esquí y moto acuática.

Un contraste espectacular entre las grandes casas y los turistas que pasean por sus canales, hacen rutas a las islas que hay en el delta de Tigre o visitan el museo Sarmiento, casa del político argentino homónimo.

Si uno no conoce la zona puede pensar que a esta zona no le falta de nada y que incluso es una región rica y próspera. Sin embargo un par de calles fuera del ámbito turístico la realidad es muy distinta. Barrios muy humildes que no tienen cubiertas muchas de las necesidades básicas.

Fernando, nuestro anfitrión y amigo, nos llevó a visitar el Merendero y Comedor Sonrisas del Alma, que sin prácticamente recursos, pero a base de mucho esfuerzo y donaciones, cuida a los más débiles de la sociedad, la infancia.

Gerardo y Marcela intentan demostrarle a los niños, que pese a las circunstancias que les presenta la vida, pueden forjarse un futuro mejor. Con mucho amor y esfuerzo logran dar a estos niños merienda de miércoles a sábados y cena los días sábados, domingos y lunes.

Incentivan a que estudien y lean creando un espacio educativo y dando herramientas para la escuela. Cuentan con dos  pequeñas bibliotecas para que tengan acceso a los libros, donados por Vientos de Siembra. Colaboran con la ONG Manos Unidas por Sonrisas, el Municipio de Tigre, y muchos particulares, sin la ayuda de cada uno seria imposible realizar esta tarea.

Charlando con Fernando, y también con su padre, nos transmitieron lo importante que es el sentimiento de solidaridad con aquellos que han tenido menor suerte. Más por altruismo que por reciprocidad, ya que organizaciones como las de Gerardo y Marcela no esperan nada a cambio más allá de unas sonrisas y un futuro mejor para los niños de su barrio.

Sin Comentarios

Deja un comentario