Mal de Altura – Lo que no se debe hacer a 4000 metros

Ya conocíamos un poco por encima lo que era el Mal de altura, o la Puna que dicen por aquí en los Andes. Marta y yo habíamos comentado las cosas básicas, pensando en el día que fuéramos a Perú a ver el Machu Picchu, ya que está a 2430 metros y Cuzco a 3400 metros.

Sabíamos que tendríamos que aclimatarnos unos días antes de llegar a Cuzco, tener una mejor forma para las caminatas a esa altura, hidratarnos bien y que quizás deberíamos tomar unas pastillas.

Sin embargo no nos planteamos que al cruzar en coche de Argentina a Chile por la zona Norte podríamos tener problemas. El Mal de Altura no es una cuestión de estado físico, aunque todo ayuda, sino que se debe a la poca adaptación de nuestro cuerpo a la falta de oxigeno. Generalmente cuando ascendemos rápidamente a altitudes superiores a los 2400 metros.

La carretera que nos llevaba de la Ruta 40 argentina a la frontera con Chile discurría durante mucho tiempo a alturas de entre 4000 y 4800 metros de altura. El desconocimiento del tema casi nos causa algún serio problema.

Parece que estos temas sólo te puedan afectar si estás haciendo trekking o algún tipo de ejercicio. A nosotros nos pasó simplemente circulando en coche, parando para hacer fotografías y hacer trámites en la aduana. Esto se debe a que, cuanto mas ascendemos disminuye la presión atmosférica y la presión de oxigeno, lo que provoca que inspiremos menos oxigeno, causándonos hipoxia (falta de oxigeno en la sangre).

Marta empezó a tener somnolencia, bostezando hasta 20 veces en pocos minutos, primero pensaba que podía ser que se aburriera de mis historietas pero eso era imposible! Ambos nos sentíamos agotados físicamente y yo tenía un dolor de cabeza que iba en aumento.

Llegamos a la aduana del Paso de Jama y nos encontramos con un caos espectacular. La organización burocrática (por llamarle de algún modo) era terrible. Hasta 6 trámites en diferentes ventanillas rellenando papeles para un simple paso fronterizo. La gente amontonada, sin espacio y sin ninguna fila delimitada para acceder a los trámites. A 4200 metros de altura y para la aprobación de entrada demoramos una hora y media. En el tiempo que estuvimos 3 mujeres se desmayaron, había niños que les tenían que suministrar oxígeno y Marta y yo nos empezábamos a encontrar fatal.

Después de la aduana nos costó aún un tiempo descender por debajo de los 4500 metros de altura. Y una vez bajar de los 3000 empezamos a notar que estábamos algo mejor.

Los días posteriores estuvimos en la zona de San Pedro de Atacama a unos 2500 metros y realizando excursiones otra vez por encima de los 4200 metros a las lagunas altiplánicas. Allí otra vez experimentamos las mismas sensaciones, más aún haciendo cualquier pequeño ejercicio como dar un salto para una foto.

El mal de altura es más frecuente en la gente que reside habitualmente a menos de 900 metros de altitud. Así que cómo buenos mediterráneos nuestra mejora completa ha llegado al volver a estar al nivel del océano pacífico.

Como curiosidad os diré, a esa altura tu cuerpo parece volverse loco. La diferencia de presión atmosférica hace que los gases que tienes en tu interior quieran salir al exterior! Efectivamente, no paras de tener ganas de eructar y tirarte pedos! Además la presión también afecta a tu vejiga, y pese a tener ganas de orinar te puede costar un poco más, ya que al ser la presión exterior menor tu cuerpo realiza mayor fuerza para poder mear!

Sí algún día tenéis que subir a estas alturas tened presentes estos síntomas y consejos! No hagáis como nosotros!

Beber antes de tener sed, comer antes de tener hambre, abrigarse antes de tener frío y descansar antes del agotamiento. - Sabiduría popular

Síntomas

Los síntomas del Mal de Altura son variables según cada persona pero es realmente importante estar atentos a ellos, si pasan los días y no desaparecen o van empeorando, es necesario descender lo antes posible y consultar un medico, ya que puede traer serios problemas a la salud, y en casos muy extremos hasta la muerte:

  • Dolor de cabeza
  • Mareos
  • Fatiga
  • Agotamiento físico
  • Agitación
  • Trastorno del sueño
  • Trastornos digestivos
  • Falta de apetito
  • Nauseas o vómitos
  • Edema pulmonar (Casos graves)
  • Edema cerebral (Casos graves)

 

Consejos

  • Estar descansado y dormir bien, para que el cuerpo esté funcionando lo más óptimamente posible.
  • Moverse lentamente y sin prisas, con un ritmo muy inferior al que realizarías cualquier esfuerzo en una cota más baja. Empezar a saltar y correr para hacer fotografías molonas no ayuda.
  • Comidas livianas y fáciles de digerir en los días de ascenso. Mejor si son ricas en azúcares o hidratos de carbono y evitar las comidas grasas. Como por ejemplo el estofado de llama que me comí el mismo día.
  • Comer alimentos ricos en hierro en los días previos ya que ayuda a que la sangre transporte más oxígeno.
  • No tomar bebidas alcohólicas ya que a parte de deshidratar no facilitan la captación de oxígeno de la sangre. Evidentemente este punto tampoco lo cumplimos y para acompañar la llama lo hicimos con cerveza.
  • Hidratarse. La sequedad ambiental hace que nuestro cuerpo se seque sin darnos cuenta, así que se recomienda ir bebiendo regularmente aunque no se tenga sed.
  • Pastillas del Mal de Altura, especialmente para prevenir el edema cerebral.  Las pastillas con acetazolamida acidifican la sangre, tornándola más líquida y permitiendo que fluya mejor, llevando oxígeno al cerebro. Hay que comenzar a tomarlas tres días antes de ascender en altura.
  • Té de coca, hojas de coca o caramelos. En Argentina, Perú y Bolívia es fácil encontrarlas y se venden en todos lados. En las fronteras hay controles fitosanitarios y no se pueden pasar la mayoría de productos de origen vegetal.
  • Aclimatación mediante una subida gradual de altura durmiendo en alturas escalonadas los días anteriores.
  • Respirar. Parece evidente pero conviene respirar hondo y profundo de manera consciente.

La mejor solución

Ir a menor altura es la mejor opción para curar el mal de altura, si se puede a nivel del mar. Los síntomas desaparecen por completo.

2 Comentarios
  • Robert Andreu
    Publicado a las 15:18h, 28 marzo Responder

    M’ho apunto perquè tard o d’hora també m’hi trobaré!

  • vamosalgramo.com | Argentina: Nuestra Ruta Completa
    Publicado a las 13:22h, 13 junio Responder

    […] entre Argentina y Chile. Allí después de subir hasta altitudes de 4800 metros con su consecuente Mal de Altura cruzamos para seguir nuestro Road Trip por tierras chilenas, cruzando el Desierto de Atacama hasta […]

Deja un comentario