Venderlo todo… y a viajar!

Nos lo vendemos todo! - MACASH
¿También los muñecos de STAR WARS?! - CARREÑO
No, eso no, lo sentimos... - MACASH

A muchos les chocó cuando dijimos que nos lo vendíamos todo, algunos pensaron que estábamos locos, pero fue una sabia decisión. Necesitábamos perder lastre y ganar dinero, así que nos pusimos a venderlo todo. Primero empezamos con aquello que no utilizábamos y que creíamos que podía tener valor cómo un AB Shaper de la teletienda que nunca usamos, un televisor analógico con video, una impresora, una game boy…

Parecía mentira pero había mucha gente buscando esas cosas que uno nunca usa y que piensa que ya no tienen valor. Al final vendimos todo tipo de productos, algunos inimaginables… Una colección de chapas de cerveza, un libro de cocina griega, las perchas del IKEA o la colección de libros de infancia de «Escoge tu propia aventura».

Esta fue la distribución de recaudación por distintas familias según su en importancia respecto al total (una oportunidad más para poder utilizar gráficas chulas!)

Pese a que empezamos vendiendo por plataformas como Ebay y Segundamano resultaba muy lento para el tiempo en que lo que queríamos hacer. Descubrimos una aplicación de venta para móvil, llamada Wallapop, que acababa de salir. Al inicio y sin a penas comentarios y valoraciones sobre nuestro perfil las ventas parecían ir también lentas. Apostamos por hacer fotos más decentes de los productos, textos completos para que quien lo buscará lo encontrará por sus palabras clave y pusimos muchos productos a la venta. Tuvimos que crear dos perfiles, uno para Marta y otro para mi. Los productos femeninos en el de Marta junto con los artículos de música y fotografía.

Yo me dediqué a todo lo que fuera grande, freak o de pequeño valor, ya que tenía más tiempo disponible que Marta que aún no había dejado el trabajo. Los muebles y electrodomésticos era lo que costó más de vender ya que había mucha gente interesada pero pocos con la capacidad de transportar un artículo grande. Pero como el propósito era venderlo todo lo antes posible ofrecimos todas las facilidades, transportándolo nosotros mismos si era necesario. Ponerlo fácil al comprador, un precio no desorbitado, una buena foto y un poco de morro comercial. Saber priorizar las ventas y organizarse las quedadas para hacer varias ventas en un mismo trayecto.

Al final Wallapop fue nuestra plataforma por excelencia, el 61% del total de todo lo que nos vendimos fue a través de esta aplicación.

Pese a todo, cerca de la fecha final aun teníamos bastantes cosas, así que decidimos hacerlo a la americana. Montamos un Garage Sale en casa, aunque como no esta bien visto aquí en España, no nos pusimos delante de casa con cajas a venderlo todo, montamos un mercadillo en casa, el MACASH Market!

Fue un éxito absoluto especialmente para sacarnos cosas de encima, los pusimos a precios de saldo ya que el objetivo era liquidarlo todo! En el mercadillo conseguimos 5.564€, el 40% de nuestras ventas fueron para familiares y amigos, aunque el 60% fueron usuarios de Wallapop a los que ya habíamos vendido o estábamos a punto de venderles algo. Algunos incluso trajeron amigos! Debo dar las gracias a Pascual, un tío genial! Lo conocí en Wallapop para venderle unas “ágatas” que tenía de Brasil y acabó amueblándose el piso! Cuándo estuve en Nueva Zelanda y vi que vendían ágatas de más de 50 kilogramos pensé en él!

Antes de partir de viaje por si fuera poco organizamos dos bodas! Todo en menos de 6 meses y con los costes que eso suponía! Una boda sencilla con la familia y otra que fue una gran fiesta de amigos. No queríamos que le gente nos comprará ningún regalo ya que teníamos todo lo que necesitábamos en nuestra mochila para un año. Pero al final no sólo nos permitieron cubrir los gastos sino que además nos quedó dinero para iniciar la aventura.

Al final conseguimos nuestra cifra, y utilizando menos ahorros de los que pensábamos! Eso se lo debemos especialmente a nuestros amigos.

No obstante durante el viaje vimos la diferencia entre la teoría y la práctica! Eso merecerá otros artículos para ver los costes por países y por dónde pierde dinero la billetera.

La distribución del presupuesto inicial quedó financiada con un 40% obtenido por la venta online de productos, un 22% del mercadillo, un 20% de nuestros ahorros y el 10% de nuestros regalos de boda.

Gracias a todos los que ayudasteis a que se hiciera realidad el sueño de Marta y el vuestro de libraros de mi durante un tiempo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp